La Porosidad del cabello 

Seguro que alguna vez os ha pasado que después de hacer uso de varios productos y técnicas y lograr una hidratación perfecta y una suavidad envidiable. Al cabo de unas horas vuestro pelo se empieza a resecar, a deshidratar y a volverse estropajoso. Solemos caer en el error de pensar que la culpa la tiene el producto que hemos aplicado. En la gran mayoría de las veces no es así; la responsable de ese momento de desilusión y desesperación es la porosidad del cabello.

Para entender mejor este concepto vamos a ver cómo es una fibra capilar. La fibra capilar está formada en un 90% por queratina y consta de 3 capas:

 

  • Cutícula: es la capa más externa y es la que regula la absorción de la hidratación. Es la primera capa que se ve afectada por los agentes físicos, como el calor, y químicos, como los desrizantes y tintes.
  • Córtex: es la capa media, proporciona la forma y la elasticidad del cabello. Contiene melanina, lo que determina el color del pelo. Hasta esta capa debe llegar la hidratación para que el pelo no se vuelva reseco y quebradizo.
  • Médula: es el núcleo de la fibra capilar.

Ya que tenemos en mente cómo es la fibra capilar nos va a ser mucho más sencillo entender el concepto de porosidad del cabello.

¿Y qué es la porosidad del cabello?

La porosidad del cabello es la capacidad que tiene nuestro pelo de absorber y mantener la hidratación. Es decir, es la capacidad que tiene nuestro afro de que la hidratación entre y no salga.

Por lo tanto, la porosidad va a depender de la disposición de las cutículas. Estas no sólo tiene un componente genético, si no que también puede verse afectada por productos y procesos como las permanentes y la coloración.

× WhatsApp